Programa 5 – Editorial | Mauricio Funes Sin Censura

Mauricio Funes Sin Censura

Editorial Sin Censura

Programa 5 – Editorial

Quiero desearles a todos los que me escuchan y al pueblo salvadoreño en general una feliz navidad y un próspero 2015. Qué mejor época del año que ésta para asumir el compromiso de que en conjunto lograremos hacer de El Salvador una mejor sociedad donde vivir y construir nuestros sueños y esperanzas.

Precisamente esta tarde de 25 de Diciembre deseo dar una mirada diferente sobre el país y abrir el micrófono para que sean ustedes quiénes expresen sus expectativas frente al 2015.

Desde hace días vengo sosteniendo que hay razones suficientes para creer que las cosas serán diferentes el próximo año y para confiar que avanzaremos en la construcción de un mejor El Salvador.

Estoy consciente que la proximidad de las elecciones legislativas y municipales contamina las diferentes visiones que se ofrecen sobre el país.

Unos, deformando la realidad y resaltando el pesimismo como estrategia de desgaste electoral del partido en el poder. Y otros, ofreciendo proyectos que difícilmente se van a poder realizar en caso lleguen a la Asamblea Legislativa o a cualquiera de las 264 alcaldías en juego.

Formalmente, la campaña electoral debería iniciar el 1 de Enero próximo para diputados y diputadas y el 1 de Febrero para Concejos Municipales. Así al menos lo establece la ley electoral.

Sin embargo, ya están al aire los spots de televisión y las cuñas de radio. Y ya se pueden ver distribuidas en todo el país, pero sobre todo acá en San Salvador la vallas publicitarias exhibiendo los rostros y las ideas de los diferentes candidatos y candidatas.

Siempre he dicho que así como exhiben sus rostros deberían también transparentar sus fuentes de financiamiento. De esa forma, tendríamos mayor claridad de cuáles son los intereses que defienden, al margen de si los ofrecimientos de campaña tienen que ver o no con estos intereses.

Por ejemplo. Los llamados rostros nuevos en el partido ARENA se han dedicado a la tarea de despotricar contra el político tradicional como estrategia de penetración en el electorado, sobre todo del indeciso. Algunos aseguran que de llegar a la asamblea legislativa se comportaran de modo diferente de cómo lo han hecho hasta ahora la mayoría de diputados y diputadas en el país. Dicen para el caso que trabajaran por una reducción de su salario, por contar con los menos asesores posibles, prometen que no viajaran o al menos no lo harán en exceso, que renunciaran a la seguridad que proporciona la PNC, que no usaran vehículo ni gasolina del Estados, entre otras cosas.

Todo eso está bien como expresión de una manera diferente de entender el cargo público que asumirían en caso de ganar la elección. Pero no dicen nada de las áreas de interés y de las iniciativas legislativas que promoverían en caso de ganar una diputación.

No se comprometen a no privatizar el agua, como lo viene proponiendo FUSADES desde 1999. Tampoco dicen que no revertirán la Ley de Desarrollo Social que garantiza que los programas sociales se mantengan en tanto programas de gobierno, independientemente de quién esté al frente del Ejecutivo. Menos se refieren a aquellas iniciativas legislativas que pueden ayudar a dinamizar la economía de nuestro país, a lograr un crecimiento más equitativo e incluyente, a reducir la pobreza y las desigualdades sociales, a dotar a la Policía de mayor eficiencia y eficacia en el combate de la delincuencia, a impedir que se incremente el costo de la vida o que hayan más y mejores empleos.

Hasta ahora no nos han dicho cómo ayudarán al gobierno en el cumplimiento de sus metas, siendo que al Presidente Sánchez Cerén aún le restán cuatro años y medio de gobierno. Tampoco les hemos escuchado que desde la Asamblea Legislativa no frenarán las carretas del Ejecutivo ni buscarán paralizar al país.

Si el argumento para estar en la televisión o en la radio o en la prensa escrita, sin que ello implique que se está violando la ley, es que no están pidiendo el voto, entonces habría qué preguntarse por el contenido de sus mensajes.

Qué ofrecen y qué proponen de modo que nos convenzan de que al menos hay que tenerlos en cuenta al momento de ejercer el voto el próximo uno de marzo?

Hasta el momento no hemos escuchado ningún planteamiento programático serio, pues lo que va de la campaña electoral ha estado dominado, como es usual, por mensajes de descalificación mutua.

Centrémonos en las expectativas hacia el próximo año que se están vendiendo en este período electoral.

ARENA, y sus tanques de pensamiento y análisis de la realidad como FUSADES y FUNDE, incluyendo por supuesto a la ANEP, nos quieren hacer creer que el país se encamina al abismo.

Según todos ellos, El Salvador es el peor país de la región y no sólo no crece en lo económico sino que se han generado más pobres y el desempleo ha crecido en forma exponencial.

Nos viven diciendo que en el país la delincuencia ha superado al Estado en su capacidad para hacerle frente y que las pandillas tienen extorsionado al país entero, como recientemente lo aseguró el ex director de la PNC y ahora candidato a diputado por ARENA, Rodrigo Avila.

Una tanque de pensamiento de la derecha oligárquica como es FUNDE sostuvo hace unos días que el país no alcanzará ni siquiera el 2% de crecimiento de su economía y que el próximo año, así como van las cosas, la situación no será muy diferente a la actual.

Todos esto agoreros del pesimismo y la desesperanza sostienen que los impuestos que se recaudarán no alcanzarán a cubrir las necesidades presupuestarias y al gobierno y al FMLN no le quedará más opción que aumentar el IVA hasta un 15%, es decir, dos puntos arriba de lo que se cobra en la actualidad.

Esta forma de ver la realidad resulta conveniente para los intereses electorales del partido ARENA, en la medida que de creerles no habría más opción que votar por sus candidatos, ya que estos podrán “arreglar las cosas” desde la Asamblea Legislativa.

Detengámonos en este punto, amigos y amigas que me escuchan esta tarde.

No niego y nunca lo he hecho, ni ahora que estoy fuera del gobierno ni cuando fui Presidente de la República, que la situación del país es compleja y que para muchos salvadoreños y salvadoreñas la vida resulta muy difícil y supone muchos sacrificios, sobre todo, en lo económico.
Hace cinco años comenzamos a cambiar el país y a hacer lo que la realidad, tanto nacional como regional, nos permitía realizar.

Logramos superar la tasa negativa de crecimiento que tenía El Salvador a finales del 2009 y logramos reducir la pobreza en diez puntos porcentuales y la desigualdad social en cinco puntos, tal como lo demuestran la Encuesta de Hogares del Ministerio de Economía y los diferentes informes económicos de la CEPAL.

Qué se puede esperar del próximo año, de modo que con certeza podamos asegurar que la situación general del país mejorará?

Habrá un primer desembolso del Segundo Compacto de los Fondos del Milenio que permitirá desarrollar varios proyectos estratégicos en la zona costera del país, beneficiando con ellos a cerca de cien municipios de esa zona.

Estamos hablando de construcción de nuevas carreteras y de mejoramiento de las existentes, de construcción de nuevas escuelas y mejoramiento de las ya existentes, de mejores servicios de salud y de nuevas inversiones que permitirá el despegue del turismo costero, con la consiguiente generación de empleo y riqueza.

Para el próximo año se han presupuestado dos proyectos claves para el país: la adjudicación de la concesión del Puerto de La Unión para el primer trimestre del año y el inicio de un proyecto de generación de energía a base de gas con una inversión entre 800 y mil millones de dólares y que producirá 355 megavatios de energía más limpia y más barata que la generada con la quema de combustible.

Estamos hablando de más y mejores empleos, además del impacto que tendrán ambas obras en el desarrollo de la zona oriental del país. Y en el caso de la planta de gas, estamos hablando de energía más barata que presionará por una baja en el precio de la electricidad.

Hay que mencionar acá que están por concluir las obras interiores del aeropuerto internacional Monseñor Romero por un monto de 26 millones de dólares están y que serán inauguradas a principios del 2015.

El 11 de enero próximo, así lo ha anunciado el gobierno, iniciarán las primeras pruebas piloto del SITRAMSS entre Soyapango y San Salvador a la altura del Hospital MQ del Seguro Social. Según cálculos del VMT este sistema moderno de transporte operará con buses articulados y permitirá el traslado de 420 mil personas diariamente, que sólo tardarán entre 15 y 20 minutos para trasladarse de Soyapango a Metrocentro.

Este proyecto mejorará la calidad de vida de quiénes deben de trasladarse en el gran San Salvador para ir a sus trabajos, a la escuela, de compras o para volver a sus casas.

Todas estas nuevas inversiones, por mencionar algunas, se traducirán en el surgimiento de nuevas empresas, en el fortalecimiento de las ya existentes, en la creación de nuevos empleos y en la mejora de salarios.

Hasta el momento, lo único que hemos escuchado de los candidatos de ARENA y que tiene que ver con mejoras en las condiciones de vida de la población es su “reculada” o “echada para atrás” en la propuesta que hicieron algunos de ellos de trabajar desde la Asamblea Legislativa por un incremento del Salario mínimo.

La diputada de ARENA, que busca su reelección, Milena Calderón Sol dijo que la gran empresa no podría soportar un nuevo incremento del salario mínimo, por lo que no le parece una propuesta viable y sensata en estos momentos.

En cambio, como contraste, en el primer trimestre del próximo año se aumentarán los Salarios Mínimos en un 4% como parte del incremento aprobado en el gobierno anterior.

El precio del petróleo continúa bajando, lo que provoca una reducción del precio de los combustibles y ya se logró estabilizar el precio de la libra de frijol, que llegó a costar $1.50 la libra hace unos meses pero que ahora ha bajado entre 80 y 85 centavos la libra de frijol seda y 60 centavos la libra de frijol tinto.

De continuar el crecimiento de las remesas familiares, como ocurrió este año, se espera una mejora en el consumo, especialmente de los más pobres.

De igual forma, las expectativas de un mayor crecimiento de la economía en Estados Unidos permiten proyectar un crecimiento de las exportaciones salvadoreñas hacia ese país, lo que redundará en más ingresos y un mayor desarrollo de las empresas y sus trabajadores ligados a la actividad exportadora.

Los agricultores y ganaderos continuarán apoyados con créditos blandos del BFA, con la entrega de paquetes agrícolas y con acceso a tecnología y mercado, especialmente por las compras gubernamentales que hacen posible los programas de alimentación escolar, donde son los agricultores pequeños y los ganaderos del país los principales proveedores de frijol, maíz y leche.

Hay una nueva línea de créditos para mujeres emprendedoras del Banco Nacional de Desarrollo, que a la fecha, en sólo unos cuantos meses, lleva ya colocados casi dos millones de dólares en préstamos.

Por qué entonces vamos a creerle a quiénes desde posiciones políticas electorales nos quieren hacer creer que el país va rumbo al abismo y que el 2015 será peor o más complicado que el 2014?

Los candidatos de ARENA se basan en seudo análisis como los de FUNDE, o en predicciones fatalistas como las de ANEP, para “vender” la idea que el país sólo puede mejorar si los salvadoreños votamos por el principal partido de la derecha.

No vengo esta tarde de Navidad ha fomentar la división o la confrontación y menos ha querer influir en su intención de voto al insistir en el tema de las promesas electorales.

Vengo a trasladarles, como ciudadano pero también como expresidente de la república, un mensaje de esperanza y de optimismo.

Los desafíos que continuamos enfrentando como país son grandes y complejos, pero no podemos darnos por vencidos y menos, cruzarnos de brazos.

Estoy convencido que cerraremos este año con un crecimiento positivo de nuestra economía de 2% y que en el 2015 la economía crecerá en promedio a una tasa de al menos 2.5%.

Este crecimiento económico, provocado por una mayor inversión pública y por una segura mayor inversión privada, permitirá que el gobierno cuente con los recursos necesarios provenientes de una mayor recaudación fiscal, que evitará subir el IVA o continuar endeudándose, como lo ha hecho durante los últimos 30 años.

Les invito a que reflexionemos juntos sobre los problemas que tenemos pero también sobre las soluciones que debemos impulsar, especialmente cuando estamos a sólo dos meses de una nueva consulta electoral.

Esta tarde de Navidad quiero aprovecharla también para que, sin pretensiones de ninguna naturaleza, hagamos de este programa radial Sin Censura, un foro de debate, de reflexión, pero también de defensa de los cambios impulsados en el país en los últimos cinco años.

Y me quiero referir, sobre todo, a la continuación y profundización de los programas sociales que sin duda tienen un claro impacto en las condiciones de vida de la población, especialmente, de las familias pobres.

Quiero referirme a los programas de mayor impacto, que han permitido una reducción de la pobreza, sobre todo rural, y una disminución de las desigualdades sociales, es decir, de las diferencias económicas y sociales entre los más ricos, de mayores ingresos, y las familias más pobres, las de menores ingresos.

Quiénes sostienen que para reducir la pobreza hay que crecer a tasas más elevadas que las actuales pasan por alto que en los gobiernos de mayor crecimiento de la economía, que fueron los dos primeros de ARENA, los de Cristiani y Calderón Sol, fueron precisamente los gobiernos donde la pobreza se redujo menos… Y esto a pesar que el lema de campaña de uno de ellos fue: “trabajaremos para que ningún salvadoreño que nace pobre esté condenado a vivir en la pobreza…”

Los niveles de pobreza en nuestro país que heredamos son de tal magnitud que el simple crecimiento de la economía no basta para salir de la pobreza y el subdesarrollo.

Además, se puede combatir la pobreza pero no necesariamente al reducirse se disminuirán las desigualdades sociales.
Cuando se da una alta concentración de la riqueza en unos cuantos, como aún ocurre en el país, la reducción de la pobreza puede darse sin que disminuya esta concentración y que los que tienen más continúen teniendo más y acumulando una parte mayor de la riqueza nacional.

No se puede aspirar a reducir la pobreza sino se reduce al mismo tiempo la alta vulnerabilidad económica y social de los pobres y si no aumenta su participación en la distribución de la riqueza nacional.

Justamente esa es la razón de los programas sociales que implementamos hace cinco años y que el gobierno Sánchez Cerén ha continuado.

La entrega de paquetes escolares ha favorecido a un millón doscientos mil estudiantes de escasos recursos. El próximo año este programa se ampliará a los alumnos de bachillerato con lo que los favorecidos serán un millón 400 mil niños, niñas y jóvenes de los municipios más pobres del país.

Este programa le concede dignidad a nuestros hijos e hijas y permite que se mantengan en el sistema escolar y no se vean obligados a desertar por sus condiciones de pobreza. Sin dejar de mencionar que estimula la generación de pequeñas y medianas empresas que se dedican a la fabricación del calzado y a la confección de uniformes.

Se calcula que son más de 3,900 los proveedores contratados, con lo que se generan alrededor de 47 mil empleos directos e indirectos.

El subsidio al gas beneficia a 1.3 millones de hogares salvadoreños (más de 800 mil hogares de la zona urbana del país y unos 420 mil hogares del área rural) Y en este año se incorporaron 34,700 hogares más del campo.

Lejos de reducirlo, se siguen incorporando familias, en especial de la zona rural que cada vez consumen más gas, reduciéndose el consumo de leña.

Hace unos días se inauguró la sexta sede de Ciudad Mujer en el municipio de El Divisadero, Morazán. Esta sede atenderá a 47 mil mujeres de diez municipios cercanos.

En total, con las cinco cedes restantes, Ciudad Mujer cerrará 2014 con 659 mil mujeres atendidas y 1 millón 738 mil servicios prestados desde la inauguración de la primera sede en Lourdes, Colón.

Con la pensión básica se beneficia a más de 34 mil 250 adultos mayores de 70 años de 86 municipios seleccionados por sus condiciones de pobreza.

A pesar del atraso que hubo al cierre de mi gobierno en la entrega de la pensión, a estas alturas el gobierno Sánchez Cerén se ha puesto al día con la entrega de la pensión u se han incorporado 900 adultos mayores de otros 9 nuevos municipios urbanos.

Estamos hablando de una pensión de 50 dólares mensuales que los adultos mayores los invierten generalmente en mejorar su alimentación y en ropa.

También se está entregando la pensión básica de 50 dólares mensuales para 2,100 veteranos del FMLN, mayores de 70 años y que carecen de empleo.

En síntesis, debemos luchar en el 2015 porque estos programas cuenten con financiamiento suficiente y que ninguna acción de la oposición los ponga en riesgo.

Cualquier dificultad para la implementación de éstos o cualquier intento de dar marcha atrás en lo que ya hemos avanzado pueden denunciarlo y hacerlo público a través de este programa…

Abrimos de nuevo el teléfono y recibimos sus comentarios en mi cuenta en twitter a partir de este momento…

Relacionado


0 comments