El aniversario del terremoto del 13 de Enero nos recuerda que tenemos una deuda pendiente con sus víctimas y familiares… | Mauricio Funes Sin Censura

Mauricio Funes Sin Censura

Publicaciones

El aniversario del terremoto del 13 de Enero nos recuerda que tenemos una deuda pendiente con sus víctimas y familiares…

Cualquiera que transite la zona de Las Colinas, en Santa Tecla, devastada por el terremoto de hace 14 años, caerá en la cuenta que no sólo no se ha hecho casi nada por reconstruir esta colonia de clase media, sino que aún sigue impune el principal responsable del “desvío” de recursos que la cooperación taiwanesa destinó a este propósito, así como sus destinatarios.

Francisco Flores además de retrasar su llegada a la escena de la tragedia cuando fue Presidente de la República, desfinanció los programas de atención inmediata a las víctimas y sus familiares, así como los programas de reconstrucción de sus viviendas, tal como él mismo lo confeso extrajudicialmente, cuando compareció la primera vez a la Comisión Especial Legislativa para la investigación de la cooperación taiwanesa.

Ante la mirada impávida de los diputados de la referida comisión y en presencia de la mayoría de medios de comunicación, Flores aceptó con una soberbia y prepotencia sin par haber recibido en sus propias manos una serie de cheques del gobierno taiwanés que, según él, fueron entregados directamente a los afectados por los terremotos del 2001, casi al inicio de su gestión.

No sólo no existe evidencia contable que tal ayuda fue entregada, sino que, los representantes de la directiva de afectados en “Las Colinas”, la zona más golpeada por el terremoto, llegaron a asegurar que nunca recibieron donativo alguno de parte del gobierno y que incluso quedó pendiente la entrega  de un fondo flotante que sería destinado para la construcción de un memorial en la zona.

Dónde están, entonces, los recursos que, según el propio Flores, estaban destinados para las víctimas de esta tragedia nacional?

De quién o quiénes son los bolsillos privados, y que no tenían nada que ver con el terremoto del 2001, que al final de cuentas terminaron siendo los destinatarios de estas ayudas?

Se ha mencionado, a nivel periodístico únicamente, que una parte de este dinero fue a parar a la tesorería del Partido ARENA. Sin embargo, aún no se ha podido demostrar si con estos fondos se cubrieron algunos gastos de la campaña presidencial del 2004 de este partido político, en la medida que la contabilidad del Instituto de Formación Política de ARENA, que supuestamente fue el vehículo para hacer llegar estos aportes de campaña, fueron destruidos 8 años después de ocurrida la elección presidencial. Una destrucción que no deja de ser conveniente para el mismo partido ARENA.

Nadie, hasta la fecha, ha investigado y aclarado los movimientos bancarios que siguió cada uno de los cheques entregados por el presidente Chen Shui-bian al ex mandatario salvadoreño en sus propias manos, de modo de poder establecer si además de peculado se cometió el delito de lavado de dinero.

Tampoco se ha aclarado la participación del Banco de Miami, propiedad de acaudalados empresarios salvadoreños, por el que pasaron algunos de estos cheques y que, al parecer, fue utilizado en esa época para mover cuantiosas cantidades de dinero de dudosa procedencia.

Y menos aún, se han detectado los probables cómplices del ex presidente Flores en una operación financiera que difícilmente pudo haberla realizado sólo y ante la mirada celosa de las autoridades fiscales de esos años, sobre todo de quiénes se dedican a detectar todo tipo de delitos financieros.

Con la decisión tomada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos luego de la revelación del ROS, que margina al ministerio público de nuestro país de tener acceso a informes de inteligencia financiera procedentes de ese país, la investigación del supuesto cometimiento del delito de lavado de dinero se vuelve aún mas compendiosa y hasta imposible.

Los cuantiosos daños provocados por el trágico terremoto del 13 de enero del 2001, deberían hacernos reflexionar sobre la necesidad de avanzar en esta investigación judicial y acelerar su veredicto. Este caso, sus hechores y destinatarios no pueden seguir cabalgando en la impunidad.

Los familiares de las víctimas de entonces están en el derecho de exigir transparencia y celeridad al juez que lleva el caso y de exigirle, además, que tan horrendo crimen no quede impune.

La ciudadanía honrada debería también rechazar a los medios de comunicación cómplices de este bochornoso acto de corrupción, que a pesar de enarbolar la bandera del profesionalismo periodístico y la independencia editorial, ignoran el 14 aniversario de esta tragedia y siguen ocultando el caso Flores, para beneficio de los verdaderos destinatarios de los fondos desviados.

Los medios de comunicación cómplices también están en campaña y por eso quizás, el solapamiento mezquino y ocultamiento de este hecho. Decir terremoto de Las Colinas es sinónimo del mal manejo de los fondos donados por Taiwan, el pueblo lo sabe.

El mejor tributo que la Fiscalía, el juez de la causa y el partido ARENA podrían hacer a las víctimas del terremoto del 13 de Enero es encontrar la verdad en este caso y devolver a sus familiares el dinero de la cooperación taiwanesa para los propósitos para los que fue enviada.

Relacionado


0 comments