Programa 13 – Editorial | Mauricio Funes Sin Censura

Mauricio Funes Sin Censura

Editorial Sin Censura

Programa 13 – Editorial

Buenas tardes amigos y amigas que sintonizan Radio La Chevere.

Deseo felicitar a todo el equipo de producción de La Chevere, a sus locutores y periodistas, a sus vendedores y personal administrativo por haber celebrado el lunes pasado 21 años de existencia como una de las radios de mayor audiencia en el país.

La calidad de sus programas le ha permitido a La Chevere posicionarse en el dial y ser escuchada en todo el territorio nacional y en todas las ciudades del mundo donde viven y trabajan nuestros compatriotas.

De nuevo mis felicitaciones y que sigan adelante…

Nuestro país está por tomar una decisión trascendental en menos de dos semanas.

Cualquiera pudiera decir que la suerte esta echada, partiendo del hecho que la casi totalidad de encuestas de opinión le dan un mayor respaldo a dos fuerzas políticas mayoritarias que con seguridad se repartirán la mayor cantidad de Concejos Municipales y diputaciones.

Las encuestas también, al menos la mayoría de ellas le conceden una clara ventaja electoral al FMLN por encima de ARENA, sobre todo, en las elecciones para la alcaldía de San Salvador.

Esta realidad ha llevado a dirigentes de ARENA, especialmente, a su Presidente, a denunciar la supuesta existencia de un fraude en las próximas elecciones si no se corrige la distribución de banderas en las papeletas de votación en el departamento de San Salvador.

A pesar de la denuncia hecha por ARENA, diferentes instituciones han negado la posibilidad de modificar esta distribución, que fue producto de un sorteo en el que participaron todos los partidos políticos y en el que sus representantes mostraron conformidad.

ARENA acudió a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y sus magistrados en forma unánime le respondieron que su solicitud era inadmisible.

Sus diputados intentaron modificar esta distribución vía decreto legislativo y no alcanzaron la mayoría necesaria para hacerlo.

Recurrieron, también, al Tribunal Supremo Electoral y este en forma mayoritaria le respondió que su petición no tenía razón de ser.
El último paso lo han dado ante la Fiscalía General de la República donde presentaron un aviso por supuestas faltas cometidas por el TSE, y hace unos días el propio Fiscal Martínez les dijo que es “un acto de cobardía presentar avisos de fraude sin tener las pruebas necesarias”

Qué camino le hace falta al partido ARENA y su dirigencia por recorrer, cuando han fracasado en 4 intentos de denuncia ante diferentes instituciones del Estado?

Hablar de fraude, luego que las encuestas le dan ventaja al FMLN, revela desesperación por los resultados que se pudieran dar en las próximas elecciones del 1 de marzo.

El problema es que para ARENA, las instituciones sólo gozan de credibilidad cuando funcionan a su favor.

Recuerdo que cuando la Democracia Cristiana era gobierno, en tiempos del ex presidente Duarte, se creó en la Asamblea Legislativa una comisión que investigaría la corrupción y que estaba presidida por un diputado de ARENA.

En ese momento que la Asamblea Legislativa se aprestaba a investigar al gobierno de Napoleón Duarte, para ARENA la comisión especial sí tenía rango constitucional.

En cambio, cuando se integró la comisión especial para investigar los desvíos millonarios de recursos provenientes de la cooperación taiwanesa durante el gobierno del ex presidente Flores, la posición de ARENA fue que la comisión carecía de valor constitucional y que se trataba de una cacería política.

Como el investigado era el ex presidente Flores, quien en ese momento fungía como Presidente Honorario de ARENA, miembro de la comisión política del partido y principal asesor del candidato presidencial, Norman Quijano, entonces, ARENA no sólo no formó parte de la referida comisión sino que buscó por todos los medios a su alcance de obstaculizar el trabajo que hicieron los diputados que la integraban.

Para ARENA las instituciones sólo cuentan y son creíbles o sus fallos hay que respetarlos únicamente cuando funcionan a su favor o en resguardo de sus intereses.

El fantasma del fraude fue sacado a relucir en las pasadas elecciones presidenciales, después de varios intentos por deslegitimar los resultados electorales que le habían dado la victoria al Presidente Sánchez Cerén.

Ustedes recordarán que hasta salieron a las calles a protestar en reclamo por la apertura de urnas, siendo que la ley ya establecía bajo qué condiciones es que debe haber un recuento de papeletas.

Ahora de nuevo vuelven hablar de fraude en la medida que todas las encuestas, con la excepción de las propias, le otorgan ventaja electoral al FMLN, tanto a nivel de diputados como de Alcaldes en todo el país.

Si no ocurre nada excepcional en los días que faltan a las elecciones, el FMLN y ARENA obtendrán el mayor numero de diputados, entre 30 y 33 cada uno. Mientras que el resto de partidos se distribuirán las posiciones que faltan, sobre todo, GANA, PCN y PDC.

Por el momento, lo más seguro es que GANA ocupe la tercera posición, es decir que se convierta en la tercera fuerza política en el país.

En el caso de la alcaldía de San Salvador, no veo cómo es que ARENA pueda remontar al FMLN a menos de dos semanas para la consulta electoral.
Con diferencias que oscilan a favor de Nayib Bukele entre 4 puntos porcentuales y hasta más de 20, según las diferentes encuestas, lo más probable es que el FMLN se haga de nuevo con el poder en la capital.

Si no fuera así, no estaríamos ante una agresiva y sistemática campaña mediática y en redes sociales contra Bukele y algunos dirigentes del FMLN.

Este 1 de marzo estamos entonces ante una oportunidad histórica.

Debemos garantizar que la Asamblea Legislativa no paralizará la maquinaria estatal en beneficio de unos cuantos como ocurría cuando ARENA controlaba las decisiones legislativas.

Debemos construir la mayoría de diputados y diputadas que le darán gobernabilidad al país y que legislarán por atraer inversión privada, generar empleos, alcanzar un crecimiento económico con equidad, reducir la pobreza y las desigualdades y combatir la delincuencia.

En este programa no voy a decirles a ustedes por quién votar. Esa es una decisión soberana en la que nadie debe incidir. Tampoco les voy a decir por quién voy a votar yo.

Lo que si no puedo dejar de hacer es decirles por quién no hay que votar si queremos que nuestro país se desarrolle y haya más y mejores oportunidades para todos…

Es mi obligación, como ex presidente de la república, pero como ciudadano comprometido con los cambios que se implementaron en el país hace más de cinco años, sentar posición sobre el tipo de Asamblea Legislativa que necesitamos los salvadoreños y salvadoreñas.

ARENA tiene como lema de campaña en general la necesidad de cambiar de rumbo del país. Y para ello, sus candidatos le piden a la ciudadanía que les de los diputados necesarios para controlar las decisiones en la Asamblea Legislativa.

Si hacemos una revisión histórica de qué ha hecho ARENA por el país cuando ha contado con mayoría para decidir veremos que las iniciativa aprobadas lo que han permitido es que unos cuantos grupos empresariales se queden con bienes estratégicos que antes estaban en manos del Estado.

Bajo el pretexto que había que modernizar la economía y desarrollar una amplia base productiva que hiciera crecer las exportaciones, ARENA pasó y aprobó leyes que permitieron la privatización de la banca, la privatización de las telecomunicaciones, la privatización de la distribución de energía eléctrica, la privatización del sistema de pensiones, entre otras iniciativas.

Todos estos procesos no se tradujeron en más y mejores empleos y menos en reducción de la pobreza y la desigualdad.

El capital extranjero privado que entró al país acabó concentrado en unos cuantos grupos empresariales que se convirtieron en socios minoritarios de estas empresas para luego vender su participación accionaria a un precio mayor que el que habían pagado.

Intentaron sin éxito, sobre todo por la presión ciudadana y del gremio médico, privatizar la salud y la seguridad social.

Las administraciones ARENERAS quebraron al Instituto Salvadoreño del Seguro Social, de modo de justificar ante la población su privatización, que ya formaba parte de un proyecto de expansión empresarial de un importante grupo económico del país que habría encarecido la salud para todo los salvadoreños y salvadoreñas.

Intentaron, en tiempos del gobierno Flores, privatizar las presas hidroeléctricas. Ya había un proyecto en ese sentido preparado por la Secretaría Técnica de la Presidencia que fue rechazado en la Asamblea por la oposición legislativa.

Han intentado privatizar el servicio de agua potable, tanto su extracción como su distribución. Hay documentos elaborados por FUSADES desde tiempos del gobierno del ex Presidente Flores en los que recomiendan la reducción de los subsidios y la privatización del agua de modo de convertirlo en un negocio privado.

Aprobaron una Ley de la SIGET y de las Telecomunicaciones, en tiempos del ex presidente Calderón Sol, que les permitió vender acciones de la empresa estatal de generación de energía geotérmica, La Geo, a una empresa italiana que buscaba al final quedarse con la totalidad de las acciones en manos del Estado.

Esta venta de acciones le significó al país, de acuerdo al requerimiento de la Fiscalía, pérdidas que sobrepasan los 2 mil millones de dólares.

En tiempos del ex presidente Cristiani, ARENA eliminó el impuesto al patrimonio y las sucesiones, a fin de favorecer a los grandes capitales.

En el siguiente gobierno, el del ex presidente Calderón Sol, ARENA aumentó el IVA de 11 a 13% , con el consiguiente efecto en las condiciones de vida e ingreso de la población más pobre.

Intentaron autorizar la explotación minera en el país, lo que habría afectado la salud y el medio ambiente, en las zonas donde ya el gobierno Flores había autorizado proyectos de exploración minera a empresas extranjeras que buscaban llevarse el 98 por ciento de las ganancias, dejando un pírrico 2% para el Estado.

Los diputados de ARENA nunca estuvieron de acuerdo en una ley de acceso a la información pública y menos que la ciudadanía ejerciera una eficaz contraloría del poder.

Bajo los gobiernos de ARENA, las empresas públicas nunca fueron debidamente auditadas y el manejo discrecional que se hacía desde la Presidencia de la República del presupuesto gubernamental y las llamadas partidas secretas, tampoco fue combatido.

Sonados casos de corrupción como la compra de medicinas en el Seguro Social en tiempos de Cristiani, o el robo del abono donado por Japón durante el gobierno Calderón Sol, o bien, la poco transparente venta de los bancos con Cristiani, o el manejo discrecional de los fondos provenientes de la venta de ANTEL. Y ya no digamos, la facilidad e impunidad con que el ex presidente Flores manejó los recursos provenientes de la cooperación taiwanesa destinada a atender las necesidades generadas por los terremotos del 2001 sin que hubiera una adecuada contraloría pública de esos fondos…

No recuerdo que en esos años, 2003 y 2004, en que ARENA tenía mayoría en la Asamblea Legislativa, algunos de sus diputados haya pedido una rendición de cuentas de estas millonarias ayudas que no ingresaron al erario público.

Todo eso se hizo ante la mirada indiferente y cómplice de los diputados de ARENA en tiempos en que este partido controlaba las decisiones en la Asamblea Legislativa.

Tampoco, tanques de pensamiento como FUSADES o FUNDE demandaron mayor transparencia en la utilización de esos recursos.

Hoy en día, en un claro acto de doble moral, FUSADES exige a la sección de probidad de la Corte Suprema de Justicia que investigue el origen del patrimonio del Presidente de la Asamblea, con el que ha adquirido a través de una sociedad una serie de lotes propiedad del IPSFA en Nuevo Cuscatlán, pero no pide que se investigue el patrimonio del ex presidente Flores y los negocios que tiene con un prominente empresarios azucarero del país en la zona de Corral de Mulas, en el Puerto El Triunfo.
A lo largo de 15 años, los gobiernos y diputados de ARENA desfinanciaron a la Fuerza Armada y negaron recursos para la Policía Nacional Civil y la Fiscalía, lo que permitió el crecimiento de la delincuencia y las pandillas.

Durante los tres gobiernos de ARENA, me refiero a los gobiernos de Cristiani, Calderón Sol y Flores, los hospitales fueron abandonados. No hubo inversión en infraestructura hospitalaria, no se construyeron unidades de salud y tampoco se invirtió en mejorar el abastecimiento de medicamentos.

Los presupuestos aprobados por sus diputados se caracterizaron por una baja inversión en lo social.

Los programas sociales comenzaron con el gobierno Saca y se ampliaron y profundizaron en mi gobierno.

Antes de Saca, para ARENA, así como ahora, el gasto social era sinónimo de despilfarro y asistencialismo.

No hay, por donde quiera que se busque, una tan sola iniciativa de beneficio a las grandes mayorías que haya sido promovida, empujada y aprobada por la fracción de ARENA.

Bajo mi gobierno nunca dieron sus votos para el exitoso programa Ciudad Mujer, que ya ha beneficiado a mas de 600 mil mujeres de todo el país.
Tampoco aprobaron los presupuestos de Salud, Educación y Seguridad Pública.

Se negaron a financiar los paquetes escolares, el vaso de leche, las meriendas escolares y el programa de Agricultura Familiar y la entrega de paquetes agrícolas a miles de campesinos pobres de todo el país.

No dieron sus votos para que a través del presupuesto de Salud se construyeran los Equipos Comunitarios de Salud que llevan atención sanitaria a los poblados más alejados del país.

Tampoco han querido dar los votos para aprobar las leyes que garantizan el derecho de la población al agua y a la alimentación.

No les interesa que constitucionalmente exista una exigencia para el Estado salvadoreño de garantizarle a la población el acceso a agua potable y a alimentos baratos y de calidad.

Con este comportamiento histórico, aceptado y reconocido por el ex candidato presidencial de ARENA y actual alcalde capitalino, Norman Quijano, quién hace cinco meses declaró a la prensa que “uno de los errores de la dirigencia de ARENA había sido estar más cerca de prominentes grupos empresariales del país que de las organizaciones de los trabajadores”, qué podemos esperar entonces de una legislatura dominada por ARENA?

Cuando dicen que hay que votar por ARENA para cambiar el rumbo del país y para que El Salvador vuelva a ser lo que era antes, durante sus gobiernos, lo menos que podemos esperar es que sus diputados y diputadas trabajarán para satisfacer la voracidad oligárquica a la que siempre ha respondido y continua respondiendo su dirigencia.

Una mayoría legislativa controlada por ARENA sólo servirá para legislar a favor de nuevos “asaltos” al Estado por parte de los grupos oligárquicos del país.

Una mayoría legislativa controlada por ARENA sólo servirá para que quede impune la corrupción cometida bajo sus gobiernos, como bien lo ilustra el caso del ex presidente Flores y el desvío de donativos provenientes de Taiwan.

Por estas y otras razones que el tiempo no nos permite registrar es que yo no daré mi voto por ARENA.

La población tampoco debería hacerlo si no quiere que el país retroceda.

En estas dos semanas que restan para las elecciones es de esperar que la campaña sucia orquestada por ARENA, en la medida que teme perder, arrecie con mas fuerza y creatividad.

Ya estamos viendo ejemplos de ello.

Para el caso, luego de semanas enteras en que el Presidente de la Asamblea Legislativa fue exhibido y difamado, atribuyéndosele delitos relacionados con el tráfico de influencias y la corrupción por el caso de la compras de terrenos propiedad del IPSFA, la Corte de Cuentas cierra ese capítulo al revelar que luego de una minuciosa auditoria sobre el proceso de compra-venta de los terrenos no encontró ningún reparo ni ninguna anormalidad que motive el establecimiento de algún tipo de responsabilidad administrativa y menos penal de parte del Presidente de la Asamblea.

No satisfecho con ese veredicto, FUSADES exige a la sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia que abra una investigación del patrimonio del diputado presidente Sigfrido Reyes, a fin de establecer el origen y monto de su patrimonio personal y familiar, en la medida que, con semejante petición, FUSADES pone en tela de juicio la capacidad económica de Sigfrido Reyes para comprar los terrenos en cuestión.

Una investigación de este tipo, luego de conocerse el dictamen de la Corte de Cuentas, es además de innecesario, ridículo.

De hecho, al término de su período como diputado, Sigfrido Reyes deberá presentar su declaración patrimonial y ese será el momento y la oportunidad para demostrar el origen lícito de su patrimonio. No antes ni después.

A qué viene entonces la exigencia de una investigación de esta naturaleza en contra del diputado presidente, quién es además un prominente dirigente del FMLN?

Vale la pena preguntarse: y por qué nunca FUSADES solicitó una investigación similar del patrimonio del ex presidente Flores, quién tiene, como ya he señalado, negocios e inversiones millonarias en la zona de Corral de Mulas, junto al empresario Juan Wright, yerno del ex pdte de CEL, Billy Sol Bang, y padre del candidato a diputado por San Salvador por el partido ARENA, Jhony Dright?

Esa investigación si es pertinente pues el ex presidente Flores ha sido acusado por la Fiscalía por los delitos de peculado y enriquecimiento ilícito, y una forma de demostrarlo es estableciendo si el crecimiento de su patrimonio personal y familiar, como parecen evidenciarlo estas inversiones en el oriente del país, ha sido hecho en forma lícita o ilícita.

Tampoco FUSADES y menos ARENA han pedido, como ya lo hizo el juez que conoce el caso del ex presidente Flores, que se agreguen al expediente judicial los resultados y testimonios de la investigación que en este caso realizó la comisión especial investigadora de la Asamblea Legislativa y para cuyos diputados integrantes, lo defraudado por Flores sobrepasan los 80 millones de dólares.

Pretenden FUSADES y ARENA levantar artificialmente un nuevo caso para tirar una cortina de humo sobre un expediente judicial que debió a estas alturas estar resuelto?

En aras de la transparencia por qué FUSADES, FUNDE, ANEP y ARENA no exigen que se haga público el informe que preparó mi gobierno sobre la forma cómo se manejó y distribuyó la ayuda procedente de Taiwan durante el gobierno Flores?

Qué dijo FUNDE, FUSADES y ARENA cuando la Corte Suprema de Justicia prohibió a la sección de probidad que investigara las cuentas bancarias del ex presidente Flores y una parte importante de sus funcionarios, entre ellos la ex canciller de la república quien en ese momento era la Presidenta de uno de los bancos que tenía en su poder esa información?

O todos en el suelo, o todos en la cama…

A menos que se quiera provocar el asesinato o muerte civil de los dirigentes y candidatos del FMLN, en un proceder similar a lo que se hacía en el pasado que se asesinaban o eliminaban físicamente a luchadores sociales y dirigentes políticos progresistas.

En el fondo, el espíritu de la eliminación es el mismo: apartar del camino al que estorba. Silenciar al que ponga en riesgo los intereses de la derecha oligárquica. Evitar que lleguen a la Asamblea Legislativa diputados que legislaran a favor del pueblo aunque para ello deban enfrentarse a la voracidad de poder de los dueños del partido ARENA.

Relacionado


0 comments