Les guste o no, la derecha oligárquica volvió a ser derrotada | Mauricio Funes Sin Censura

Mauricio Funes Sin Censura

Publicaciones

Les guste o no, la derecha oligárquica volvió a ser derrotada

Aunque al momento de escribir y publicar este artículo aún no contamos con resultados firmes del Tribunal Supremo Electoral, podemos dibujar algunos escenarios probables que se desprenden de la votación del domingo 1 de marzo.

Al margen de los diputados que al final obtendrá cada partido político, no cabe duda que la correlación de fuerzas en la próxima legislatura será bastante similar a la actual.

En el 2012, ARENA obtuvo en las elecciones legislativas dos diputados más que el FMLN, aunque a la vuelta de unos meses perdió cinco de ellos que se declararon independientes de la fracción.

Ninguno de los partidos mayoritarios alcanzó por sí sólo mayoría absoluta para decidir. Ni el FMLN con 31 diputados, ni ARENA con 33, podían tomar decisiones en la Asamblea sin el concurso de otras voluntades, sobre todo de GANA y PCN.

Mi gobierno tuvo necesidad de concertar con otras fuerzas políticas para alcanzar acuerdos que garantizaran el funcionamiento de la maquinaria estatal y la gobernabilidad del país.

Ahora nos encontramos en una situación bastante similar.

Según sus propios datos, ARENA tendría 35 diputados y el FMLN, 33. Lo más probables es que ARENA acabe con 34 diputados y el FMLN con 31 o 32.

Esto significa que la mayoría absoluta de 43 diputados sólo la pueden alcanzar ambos partidos políticos sí votan juntos o si recurren a la construcción por separado de acuerdos con el resto de fuerzas parlamentarias.

La experiencia me indica que de ARENA y el FMLN, quién tiene más capital político para construir esta mayoría es el FMLN en la medida que mantiene y mantendrá por 4 años más el control del Ejecutivo.

Así ocurrió en el gobierno anterior. Una vez ARENA pierde el control del Ejecutivo, su capacidad para construir alianzas y pactar acuerdos se reduce considerablemente.

El control que tiene el Ejecutivo, en manos del FMLN, de los proyectos de inversión y desarrollo local, le permiten a este partido negociar bajo condiciones más favorables cualquier tipo de respaldo político de los partidos minoritarios a la gestión gubernamental.

ARENA, en tanto bancada legislativa, no tiene nada qué ofrecer o poner en la mesa de negociaciones, salvo que decida comprar voluntades y replicar el mecanismo mercantilista y un tanto espúreo que este mismo partido ha criticado y denunciado.

La visión corporativista de la gestión pública que ha caracterizado al partido ARENA en años podría llevarle a buscar alianzas con otra fuerzas políticas sobre la base de un trueque, donde lo económico sería la moneda de cambio a predominar.

En cambio, una fracción del FMLN con no menos de 31 diputados y con el control del Ejecutivo, le pone en mejores condiciones para negociar y alcanzar acuerdos con otras fracciones parlamentarias que permitan la gobernabilidad en el país y el funcionamiento de la maquinaria estatal.

Por eso estoy convencido que el gran perdedor en estas elecciones legislativas y municipales es el proyecto de la derecha oligárquica, representado y liderado por ARENA.

En más de cinco años, el FMLN ha votado no sólo con GANA para impulsar proyectos de país. También han concurrido con sus votos los diputados del PCN y el PDC.

Así ocurrió con la votación para el presupuesto del ejercicio fiscal 2015 y la emisión de bonos del tesoro.

En el país hay varias derechas y no una sola de carácter hegemónico.

ARENA es el partido que representan los intereses económicos y políticos de la derecha oligárquica, excluyente y concentradora del ingreso, que cuando estuvo en el ejecutivo se dedicó a “asaltar” los bienes públicos estratégicos para beneficio de unos cuantos grupos empresariales.

El PCN, PDC y GANA, pero sobre todo éste último, son partidos de derecha que representan una visión moderada y social en nuestro país.

Por sus orígenes y trayectoria, tanto el PCN, como antes el PDC y ahora GANA no son partidos vinculados a la oligarquía. Existen como tales justamente por representar un pensamiento social y anti oligárquico.

De mantenerse fieles a su ideario, no hay nada que nos haga pensar que constituirán un bloque con ARENA para decidir las votaciones en la próxima legislatura.

Sin los votos de GANA y del PCN, ARENA no tiene ninguna posibilidad de hacer mayoría en la próxima legislatura.

De esta forma, el proyecto oligárquico se encuentra en clara desventaja frente a un proyecto de corte popular y de inspiración social que podría empujar el FMLN en alianza con al menos dos fuerzas de derecha, GANA y el PCN.

Por donde se le vea, la derecha oligárquica la tiene cuesta arriba y sus pretensiones de recuperar el control de los instrumentos de dominación han terminado, como hace unos años, en el cesto de la basura.

Escenario que dependerá, por supuesto, de la capacidad del gobierno y del FMLN de construir alianzas y pactar un acuerdo para la gobernabilidad del país.

Relacionado


0 comments