Programa 19 – Editorial | Mauricio Funes Sin Censura

Mauricio Funes Sin Censura

Editorial Sin Censura

Programa 19 – Editorial

Hoy es el primer día de vacaciones de Semana Santa para la mayoría de salvadoreños y deseo que estén disfrutando con su familia de este merecido descanso.

Concluyó la semana y aún la jornada electoral no termina.

Después de conocidos los resultados arrojados por el Escrutinio Final, el Tribunal Supremo Electoral recibió una serie de recursos de diferentes partidos políticos y candidatos para que las actas sean revisadas y en otros casos excepcionales, para que las propias elecciones sean anuladas.

Así lo ha solicitado el alcalde actual de San Miguel, Will Salgado, quién argumenta que el FMLN cometió fraude en las pasadas elecciones a fin de robarle su reelección.

El Tribunal, de acuerdo a la ley, dispone hasta el día lunes próximo para responder los diferentes recursos que han sido presentados. Una vez sentada posición al respecto los resultados quedarían firmes y habrían definido ya el escenario político para los próximos tres años de silencio electoral.

De no haber cambios significativos, que podrían darse en caso el Tribunal aceptara el recurso de revisión presentado por Cambio Democrático, la próxima legislatura que tomará posesión el uno de mayo quedaría configurada como han venido publicando diferentes medios de comunicación.

Es decir, 35 diputados para ARENA, 31 para el FMLN, 11 para GANA, 6 para el PCN y un diputado para el PDC.

Un escenario, que como hemos dicho en otras ocasiones, es bastante similar al actual en el sentido que ninguna de las dos fuerzas políticas más grandes, ARENA y FMLN, cuentan con suficientes diputados por sí sólos para hacer mayoría de 43, lo que deja la construcción de la gobernabilidad, tal como ha sido hasta ahora, o al menos en las dos últimas legislaturas, a las fuerzas minoritarias como son GANA, PCN y PDC.

Lo que veremos, entonces, en los próximos meses y hasta años, es la capacidad del FMLN o de ARENA de construir acuerdos y sumar votos de los otros partidos políticos para hacer que las cosas funcionen en la Asamblea Legislativa.

Por de pronto, hay varios decisiones importantes que se darán a partir de la próxima semana.

Primero, están pendientes de ratificación más de 600 millones de dólares en préstamos para al menos tres propósitos: la creación de programas de atención y empleo para jóvenes que viven en municipios golpeados por la violencia así como otros programas de prevención de la delincuencia; la contrapartida que se requiere para el desembolso de los fondos del Fomilenio II que serán destinado al desarrollo de la zona costero-marina y una serie de programas de apoyo a la pequeña y mediana empresa así como para el fortalecimiento de la competitividad de nuestro país.

Todos estos préstamos requieren de mayoría calificada de 56 votos y a nadie escapa que es menos complejo obtener ese número de diputados en esta legislatura que en la próxima.

Con los votos del FMLN, GANA, PCN, PDC y los dos diputados de Democracia Salvadoreña así como el voto favorable del diputado Douglas Avilés del CD y el de Rodrigo Samayoa, el gobierno tendría la posibilidad de lograr la ratificación de este conjunto de préstamos destinados al desarrollo económico y social del país.

De no aprobarse la ratificación en estas cuatro semanas que le restan a la actual legislatura, la decisión deberá tomarla la próxima Asamblea, con la consiguiente dificultad que en ella el FMLN no puede alcanzar mayoría calificada sin los diputados de ARENA y hasta la fecha, este partido político no ha dado muestras de querer acompañar con sus votos la ratificación de los préstamos en estudio en la comisión de Hacienda.

Siempre he sostenido que con los votos del FMLN, GANA y PCN, el gobierno ha logrado construir la gobernabilidad necesaria para que el país avance.

De hecho, desde el 2009 en que ARENA pierde el control del Ejecutivo, el gobierno ha pactado con estas tres fuerzas políticas los apoyos necesarios para hacer funcionar la maquinaria gubernamental.

Así es como se han aprobados los diferentes presupuestos públicos y algunas leyes que han dado certeza jurídica a los inversionistas, tanto nacionales como extranjeros.

Esa correlación de 43 votos está garantizada para la próxima legislatura, en la medida que el FMLN pueda pactar los acuerdos políticos que sean necesarios para asegurar la gobernabilidad.

Una primer prueba de fuego podría ser la elección de la nueva junta directiva de la Asamblea, incluyendo su Presidencia.

Un acuerdo que le permitiría a estos tres partidos suscribir una alianza para el buen funcionamiento de la Asamblea Legislativa y del Ejecutivo podría ser la repartición de los tres años próximos en la Presidencia de la Asamblea Legislativa para cada una de estas fuerzas políticas. Es decir, un año en la Presidencia para GANA, otro para el PCN y un último para el FMLN.

De esta forma, quedarían selladas las decisiones en que se requiere de 43 votos, sin tener que enfrentar el bloqueo que ARENA ha anunciado para los próximos tres años.

A esta alianza se podría sumar el PDC, siempre y cuando se le ofrezca un cargo en la junta directiva al único diputado por San Salvador que ganó este partido político.

Otro tema pendiente y que podría abordarse en los próximos días es la ratificación de la reforma constitucional que garantiza el derecho al agua y a la seguridad alimentaria.

La reforma fue aprobada con mayoría simple por la anterior legislatura y sólo estaría pendiente su ratificación con 56 votos.

En la medida que se garantice por Constitución el derecho al agua y a la seguridad alimentaria, las legislaciones que desarrollarían ambos derechos, consignados ya en tratados internacionales, podría aprobarse sin mayor resistencia en la próxima Asamblea y evitar de esa forma los intentos privatizadores que viene empujando ARENA desde hace años.

Ya desde inicios del gobierno del expresidente Flores, ARENA y FUSADES han propuesto la desaparición de ANDA y la privatización del servicio de distribución de agua potable en todo el país.

El propósito de la derecha oligárquica es, en lenguaje popular, “caerle” encima a un bien estratégico como es el agua.

Así como lo han hecho en el pasado con otros recursos esenciales, la extracción, distribución y comercialización del agua se encuentra entre los “grandes negocios” que la derecha oligárquica, a través de ARENA, anhela explotar.

En manos privadas, el servicio de agua potable se encarecería y grandes contingentes de población, sobre todo, pobre, no tendrían acceso a este recurso esencial, como sí lo tienen en la actualidad.

Exhorto a la población en general que se pronuncie sobre este tema y le exija a los diputados la ratificación de la reforma constitucional y la aprobación de las leyes que garanticen el acceso al agua potable y a una alimentación de calidad.

Los diputados, tanto los actuales como los electos, tienen que definirse en torno al tema del agua y la seguridad alimentaria y decidir de qué lado están: del lado de las mayorías populares que demandan agua barata y de calidad, alimentos baratos y de calidad, o del lado de los grupos de poder económico que desean seguir asaltando al Estado y quedarse con bienes estratégicos que aún están en manos del gobierno.

Esta semana se incrementaron los hechos de violencia a tal grado que el mes pasado de Marzo tuvo un promedio de asesinatos diarios mayor al obtenido en marzo del año pasado.

Según las autoridades de la PNC, esta ola de crímenes, sobre todo de los últimos días, es una reacción de las pandillas al asedio que mantienen sobre ellas y a las leyes aprobadas recientemente y que incrementan la persecución policial.

Más allá de eso, en mi opinión ya es momento de poner en práctica buena parte de las acciones y planes que se derivan de la propuesta de Seguridad Pública que preparó el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana y que fue presentado al Presidente de la República semanas atrás.

Para la implementación de este plan, el Consejo ha demandado un poco más de 2 mil millones de dólares para los próximos años hasta que termine el mandato del Presidente Sánchez Cerén.

Estos recursos sólo pueden provenir o de préstamos internacionales o de una mayor recaudación tributaria como resultado de nuevos impuestos y de un más eficiente combate de la evasión y la elusión fiscal, de modo de hacer llegar más ingresos al Fisco.

Urge , por tanto, alcanzar los acuerdos necesarios para suscribir un pacto fiscal así como el establecimiento de nuevos tributos que hagan pagar más a los que tienen más ingresos y pueden, por tanto, tributar más.

Dos impuestos que están en el tapete y que la asamblea legislativa deberá decidir sobre ellos, son el impuesto al patrimonio, que eliminó el ex presidente Cristiani y que condujo a un incremento del IVA en tiempos de Calderón Sol, y el impuesto a los bienes suntuarios no productivos que mi gobierno propuso antes de cerrar el mandato pero que no alcanzó los votos necesarios para su aprobación.

Relacionado


0 comments