Por qué se persigue mediáticamente a Bukele | Mauricio Funes Sin Censura

Mauricio Funes Sin Censura

Publicaciones

Por qué se persigue mediáticamente a Bukele

No actúo en defensa de Nayib Bukele. El es lo suficientemente locuaz y articulado para hacerlo sin necesidad que alguien más lo defienda.

Pero no deja de darme coraje la persecución que le han montado algunos medios escritos y todo por atreverse a pedir que se elimine de nuestras leyes tributarias la exoneración en el pago del IVA que favorece a los periódicos.

No es primera vez que la prensa escrita reacciona de esta forma cuando alguna declaración pública, especialmente si es de un funcionario de gobierno, afecta sus intereses.

Tampoco sé quién pegó primero. Si los medios que informaron del nombramiento de tres de sus familiares en la comuna capitalina o el alcalde capitalino al pedirle al FMLN que derogue una injusta exoneración fiscal, que pone en desventaja al resto de medios de comunicación frente a sus competidores escritos y que de paso le impide al fisco captar una importante cantidad de ingresos tributarios que podrían destinarse a inversión social o a seguridad.

Dos cosas deseo agregar a lo que Nayib ya ha dicho en su defensa.

Una, no es primera vez que un alcalde nombra en puestos claves o de alguna importancia a parientes cercanos. Lo hizo el anterior alcalde de San Salvador, Norman Quijano, quién nombró en un cargo ad-honoren del área social de la comuna a su hija mayor.

En esa oportunidad, ningún medio de comunicación puso el grito en el cielo y menos reportó tal nombramiento como una violación a la ley de ética gubernamental o al código municipal. Lejos de eso, no faltó quién celebrara la decisión justamente por tratarse de un nombramiento sin goce de sueldo que no afectaría las finanzas municipales.

Quijano justificó la designación de un pariente cercano, que tuvo un rol estratégico en su campaña presidencial, bajo el argumento que no recibiría salario alguno por este trabajo.

Ahora que lo hace un alcalde del FMLN, entonces, la decisión merece hasta una investigación de oficio del Tribunal de Etica Gubernamental.

Tampoco los medios escritos hicieron eco de una denuncia que en su momento presenté a consideración de la opinión pública en la que revelaba que siendo diputado Norman Quijano promovió el nombramiento de una de sus hijas en la gubernamental ANDA, en el mismo año en que esta autónoma, y siendo Presidente de la misma Carlos Perla, con recursos públicos construyó un pozo de agua en una propiedad rústica de la familia del entonces diputado.

La denuncia había sido presentada años atrás por el Sindicato de Trabajadores de ANDA y no hubo ninguna institución que abriera una investigación por semejante tráfico de influencias, con beneficios económicos evidentes para el diputado de ARENA, y menos supimos que alguno de los medios de comunicación que hoy critican la actuación de Nayib le diera seguimiento periodístico a esta irregularidad.

No olvidemos que Calderón Sol nombró a su esposa al frente del Comité de Proyección Social de la Acaldía de San Salvador cuando éste se desempeñaba como alcalde capitalino y tampoco esta decisión provocó algún estupor de los medios de comunicación.

Dos, la figura y el desempeño de Nayib Bukele, sobre todo ahora que es alcalde de la principal plaza del país, está siendo celosamente auditada por los medios de comunicación escritos, que destinan más páginas a un nombramiento que no riñe con la ley, por muy anti ético que el Tribunal de Etica pudiera concluir luego de cerrar su investigación, que a otros sonados casos que merecen una mayor contraloría ciudadana y fiscalización.

Además de tratarse de un personaje público que dependiendo de su desempeño en la alcaldía podría convertirse en un virtual candidato a la presidencia de la república en el 2019, Bukele tuvo el “atrevimiento” de cuestionar una disposición legal que favorece económicamente a la prensa escrita y reduce la cantidad de impuestos que el gobierno pudiera estar colectando.

La crítica de Nayib a la exoneración del pago del IVA por la compra de maquinaria e insumos de las empresas periodísticas del país, beneficio que sólo favorece a la prensa escrita y no al resto de medios de comunicación, le ha generado el ataque mediático del que está siendo objeto.

No hay que olvidar que algo similar ocurrió con mi gobierno cuando promovimos una reforma a la ley de imprenta que llevó a que las sociedades dueñas de los periódicos comenzaran a pagar impuesto de la renta, pago que no hacían desde el siglo pasado.

La respuesta de los medios escritos no sólo fue contundente contra mi gestión presidencial sino que abarcó al entonces Presidente de la Asamblea Legislativa por haber impulsado su aprobación.

Un amigo editor de uno de los periódicos me confesó que tenía instrucciones precisas del propietario del medio de golpear mi gobierno y hasta mi vida privada de ser posible por haberme atrevido a introducir una reforma de ley que claramente afectaba sus intereses.

Ahora la historia se repite. Seguro vendrán más ataques contra el alcalde capitalino. Es el pago por la osadía de enfrentar los intereses económicos de los grupos oligárquicos en el país.

Lo mismo ha ocurrido con el caso Flores y el caso CEL-ENEL. De inmediato se activó la maquinaria mediática de desinformación para tirar una cortina de humo sobre estos expedientes judiciales.

Las familias acaudaladas no perdonan ninguno de estos atrevimientos y menos cuando ponen en riesgo sus privilegios.

Relacionado


0 comments