La pluma contaminada de El Diario de Hoy… | Mauricio Funes Sin Censura

Mauricio Funes Sin Censura

General

La pluma contaminada de El Diario de Hoy…

De nuevo este periódico de la oligarquía se vale de un informe preliminar de auditoría de la Corte de Cuentas, que no pasa de ser un simple borrador, para sostener sus acusaciones y conjeturas.

Esta ha sido una práctica periodística habitual que por años la ha utilizado en forma impune.

Antes citaba a fuentes “anónimas” o que “pedían no revelar su identidad” para cargar contra sus adversarios políticos. Así lo hizo durante los años de la guerra y poco después de la firma de la paz para arruinar reputaciones y dañar la trayectoria política o profesional de cuanto adversario se le pusiera en frente o había que eliminar “civilmente” por encargo de sus financistas.

El Diario de Hoy (conocido en las redes como @elsalvadorcom) ha sido una especie de “Escuadrón de la muerte” periodístico, funcional a los intereses y necesidades de la derecha oligárquica.

Es una pieza clave en el engranaje de la desestabilización y el desgaste del actual y anterior gobierno con el propósito de crear las condiciones subjetivas favorables para la recuperación del poder del ejecutivo por parte de la oligarquía en el país.

El llamado “caso El Chaparral” ha sido abordado y exhibido en las páginas informativas y editoriales de El Diario de Hoy con evidente sesgo y manipulación, dignas de un verdadero “pasquín”.

Desde inicios de este año publicó en varias ocasiones un borrador de auditoría de la Corte de Cuentas sobre el caso, a sabiendas que se trataba de una investigación no finalizada y que por tanto cabía la posibilidad que sus hallazgos y reparos se desvanecieran.

Y fue justamente lo que ocurrió: la mayoría de reparos sobre la actuación de la CEL detectados en forma preliminar fueron desvanecidos.

En el informe final de auditoría, concluído en Junio de este año y que es el único con fuerza legal, la Corte de Cuentas no econtró ningún cuestionamiento a la forma como se acordó el pago a la empresa constructora ASTALDI y menos se pone en duda la cifra total cancelada ($108.5M).

A qué viene, entonces, insistir en que el arreglo directo fue ilegal y que el pago a la empresa italiana no se justifica si las conclusiones finales de los auditores van en sentido diferente?

En ninguna de las casi 40 páginas de este informe se cuestiona el arreglo directo y la cantidad pagada. Lejos de eso se afirma que el pago “fue razonable”.

Los cuestionamientos de El Diario de Hoy no tienen ninguna base legal y no pueden seguir apoyándose en un borrador de auditoría ya superado.

Tampoco este periódico puede afirmar que la Presidencia de la República avaló el arreglo directo con ASTALDI y de ahí concluir algún tipo de ilícito, siendo que no es facultad de la Presidencia dar avales a las actuaciones y decisiones de la Junta Directiva de CEL.

En este caso, no sólo el trato directo goza de legalidad y fue recomendado por los consultores jurídicos externos, nacionales e internacionales, sino que la Presidencia de la República no puede entrometerse y menos avalar una decisión que en forma autónoma y de acuerdo a su ley orgánica, adopte la CEL.

De dónde nace, entonces, esta campaña mediática orquestada por El Diario de Hoy y sus propietarios?

Primero, de su vínculo orgánico con la oligarquía y con ARENA que no perdonan los procesos judiciales que se abrieron contra ex directivos de CEL en el caso CEL/ENEL y contra el ex Presidente Flores bajo mi gobierno.

Segundo, este periódico no perdona que haya sido mi gobierno quién promovió una reforma a la ley de imprenta y que le ha llevado a que la sociedad dueña del mismo pague por primera vez impuestos que por varias décadas no pagó, y que además se haya abierto una fiscalización por la evasión del pago del IVA, al pretender declarar gastos que de acuerdo a la ley no pueden ser descontados por no tratarse de gastos propios del giro ordinario de la empresa.

Según mis fuentes, lo adeudado a Hacienda sobrepasa el millón de dólares y es tanta la negativa a pagar esa deuda que hasta enviaron al acólito de Salvador Samayoa, en calidad de emisario, para hablar con el gobierno y negociar la suspensión de esta fiscalización.

No sería extraño que a esta pataleta del periódico contribuya además el malestar provocado en uno de sus dueños, dicen que se trata de Fabricio Altamirano, por haber perdido el negocio de la administración y manejo del parqueo del aeropuerto internacional Monseñor Romero, actividad que le dejaba jugosas ganancias.

El desquite es claro. La campaña mediática tiene un sólo propósito: mentir en torno a un acto administrativo del pasado gobierno para golpear y desgastar al actual.

Pero como dicen, la mentira tiene patas cortas.

Un periódico mentiroso no sólo debería ser rechazado por la sociedad y no ser comprado ni leído. También debería ser juzgado penalmente por las arbitrariedades cometidas con tanta impunidad…


0 comments